domingo, 26 de abril de 2009

No a los circos con animales.


¡Bienvenidos al circo!
Creo que todos recordamos con algo de ilusión aquella imagen que se nos quedó grabada cuando, de pequeños, nos llevaron al circo por primera vez. Yo la recuerdo y fue una tarde fantástica.
Sin darme cuenta de a lo que contribuía, me adentraba con toda mi inocencia a un "paraíso" del maltrato animal.

Payasos, malabaristas, elefantes que se sostienen a dos patas, tigres que saltan un aro de fuego, un "gran valiente" que mete su cabeza en la boca de un león...
Menos mal que cuando era pequeño no fui consciente de todas las atrocidades que se cometen detrás de un circo.

¿Cómo consiguen que estos animales salvajes lleguen a hacer estos grandes números?

En primer lugar, estos animales pasan toda su vida (desde que son capturados en libertad y arrancados de los brazos de sus madres), encerrados en jaulas o encadenados.
Para que estos animales aprendan a hacer los números que tanto gustan al público, son sometidos a horas de durísimo entrenamiento con golpes que le causan un gran daño tanto físico como psicológico.
Y no solo eso, sino que estos animales viven en nefastas condiciones debido a la falta de higiene, espacio y los golpes que les propinan los "adiestradores" con varas y látigos, no son curados correctamente, por lo que producen tremendas infecciones.

Estos animales terminan aprendiendo los números debido al gran temor al que se ven sometidos continuamente.
Pero no todo queda en que aprendan a saltar por aros de fuego, o a hacerle caso al domador. Sino que cuando encerrados en sus jaulas, sufren ataques de estrés, son cruelmente castigados con la amputación de dedos y duros golpes.
El triste final de estos animales es que, cuando ya parece que no sirven para actuar en un circo, son vendidos a centros de investigación o a zoológicos. Pero claro, en la mayoría de las veces, el daño psicológico causado es irreversible.

¿Parece que no es tan bonito como nos lo pintaron verdad?

Pero claro, el ser humano tiene que sentirse superior, y que mejor manera que privando de la libertad a animales que, en estado salvaje no seriamos capaces de acercarnos. Pero, ¿qué va a hacer un solo tigre amenazado y viviendo en esclavitud delante de un ser humano con un látigo?
Así parece que necesitan sentirse algunos...

Basta ya de maltrato animal. Basta ya de crueldad y salvajismo.

Un saludo.
Pablo Escribano.

3 comentarios:

Apoptosis mental dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=SkEVt-YLVPY

Le tengo una tirria especial a Bucay, pero siempre que hablamos de estos temas me acuerdo de un relato suyo ("El elefante encadenado", si no lo has leído puedes leerlo aquí --> http://ca.geocities.com/el_rincon_de_nora/Cuentos/jorge_bucay_el_elefante_encadenado.htm )


Y para terminar, de "regalo" un video bastante duro y crudo (como todo lo real) sobre el movimiento de liberación animal cuya música de fondo es del mismo grupo que el primer enlace a youtube que he puesto, un grupo que tiene varias canciones por la lucha por los animales y tal: http://www.youtube.com/watch?v=__p5QcEEwzY

Ni que decir tiene que totalmente de acuerdo con esta entrada :)

¡Saludos! Nos vemos por la facultad o, en su defecto, entre manifestaciones :P

Apoptosis mental dijo...

Te dije que te mantendría al tanto de estas cosillas en cuanto supiera algo y.. ¡empieza la ronda! Una de antitaurinos por aquí :D :
http://www.equanimal.org/protesta-antitaurina-madrid/index.html

¡Salud!

miradadelince dijo...

ahí ahí! Mu bien dicho tio. Fuera circos ya.Yo los únicos circos que permitiría serían aquellos de humanos:payasos,trapecistas,funambulistas,etc.
Con animales nada!